Las Posturas de Yoga

El Yoga es una filosofía práctica de la antigua India que engloba a todos los aspectos de la vida del ser humano, la práctica disciplinada y conciente del yoga ayuda en la evolución y el desarrollo del individuo. La palabra Yoga en sánscrito significa “unión”.  La unión del alma humana con el Ser divino.

La práctica de las posturas o asanas de yoga es fundamental, aunque constituye únicamente una parte del yoga. Hace 1800 años Patanjali escribió los Yoga-Sutra que es uno de los textos clásicos sobre yoga.


La práctica de las Asanas
 Las posturas de Yoga o Asanas no son meramente ejercicios físicos, tienen aspectos fisiológicos y psicológicos. En el yoga utilizamos el cuerpo para controlar y armonizar la mente. Hay una gran variedad de posturas que producen diferentes efectos en el cuerpo y la mente. Hay posturas que estimulan y energiza el cuerpo, hay posturas que calman, que fortalece la concentración, posturas que mejoran el sueño, que ayudan a regular el peso y mucho más.

Como norma general:
Las posturas de pie, por ejemplo Tadasana, Trikonasa,Parsvakonasana aumentar la vitalidad y la energía.

Las posturas de torsión, por ejemplo Maricyasana o Bharadvajasana, activan los organos internos, estimulando la digestión y la eliminación.

Las posturas sentadas, por ejemplo,Virasana o Padmasana calman la mente

Las posturas supinas, por ejemplo Supta Baddha Konasana o Supta Virasana proporcionan descanso y apertura.

Las posturas pronas, por ejemplo Bhujangasana o Salabhasana, vigorizan y aumentar nuestra energía.

Las posturas invertidas, por ejemplo  Sirsasana o Sarvangasana activan la circulación sanguínea y fortalecen el sistema nervioso.

Las posturas de equilibrio por ejemplo Lolasana o Bakasana promocionan un sentimiento de ligereza y agilidad, mejoran el tono muscular.

Las posturas hacia atrás o arqueos por ejemplo Ustrasana o Urdhva Dhanurasana rejuvenecen, combaten la depresión, despiertan el cuerpo y la mente

En los Yoga-Sutras Patanjali se definen las “8 miembros” de yoga.  Estos son:

Yama – Los principios éticos universales que incluyen la no violencia y la veracidad.

Niyama – Las normas de la conducta personal que incluyen la limpieza y la disciplina.

Asana – La práctica de las posturas de yoga: el Hatha Yoga en estado puro..

Pranayama – La práctica de técnicas de respiración, puesto que el control de la misma es fundamental para calmar el sistema nervioso y controlar el cuerpo y la mente.

Pratyahara – El control de los sentidos. Consiste en una cierta desconexión de los estímulos externos para poder concentrarse.

Dharana – La concentración de la mente, que consiste es fijar la atención en un punto externo o interno.

Dhyana – La meditación, que es la extensión en el tiempo y la profundización de la concentración.

Samadhi – La absorción en el infinito o éxtasis, la meta del proceso, es un tipo especial de meditación difícil de explicar en la que el meditador pasa a segundo plano y se inter-personaliza  o confunde con el objeto de su atención. La repetida práctica de samadhis cada vez más profundos lleva a la superación del ego y a la iluminación. .

Cada miembro forma parte de la totalidad del yoga y la práctica de las posturas y de la respiración es considerada tradicionalmente el fundamento de la salud del cuerpo.

La Enseñanza de Yoga
La enseñanza tradicional se realiza siguiendo a un profesor que sea un ejemplo vivo del Sistema Yoga. Es conocido como el Guru. El Guru es la persona que guía el practicante en su camino espiritual, ayudando a su seguidor a reemplazar la oscuridad de la ignorancia con la luz de la conciencia.

Hoy en día existen muchos maestros y  muchas escuelas de yoga en todo el mundo. Algunos siguen el sistema tradicional del Guru, otras están más occidentalizadas.




La importancia de la práctica regular

Una práctica regular es fundamental, debe ser sistemática empezando con las posturas más simples, y cuando el cuerpo vaya ganando en fuerza y elasticidad se irán añadiendo gradualmente otras posturas más difíciles. Las posturas básicas se repiten una y otra vez, forman el sostén de la práctica.

Muchas enfermedades pueden aliviarse y algunos defectos posturales pueden corregirse con la práctica regular de las asanas. La salud, y la vitalidad mejoran con la práctica regular.